RSC

Responsabilidad Social Corporativa

Nuestra RSC se sustenta sobre las siguientes bases:

1

Economicamente sostenible

Suministramos todo el espectro de caucho y productos relacionados con el caucho, tanto caucho natural como sintético.

Nuestra oferta integrada, a través de nuestros agentes y suministradores, alcanza toda la cadena de valor:

Nuestro principal socio controla la mayor plantación de caucho del mundo donde, además, se ha invertido en tecnología para generar el máximo rendimiento – lo que permite una mayor producción sin necesidad de más tierra.

Mediante el control de la producción de árboles se garantiza la más alta calidad y la trazabilidad completa de nuestra materia prima.

El caucho está pasando de ser un commodity (materia prima) a ser un producto industrial y nuestro principal socio está asumiendo el papel de liderazgo en la adopción de este cambio.

El futuro de la industria requiere la más alta calidad de productos personalizados, producidos con una trazabilidad completa y de manera sostenible y responsable.

El control de la cadena de suministro completa, desde el árbol de caucho hasta el procesamiento, combinado con una red de distribución global nos permite ofrecer dicha trazabilidad, lo que, a su vez, le da a Inpol la ventaja competitiva para garantizar la sostenibilidad económica.

2

Medioambiente

Nos preocupan las emisiones de gases contaminantes, así como los riesgos potenciales del cambio climático donde operan nuestros colaboradores y sus comunidades.

Las operaciones de fábrica de nuestras representadas actualmente utilizan electricidad y una variedad de otras fuentes de energía, como diésel y gas natural. Están dando pasos activos para administrar mejor su uso de energía y minimizar sus emisiones de gases de efecto invernadero. También están explorando el uso de energía limpia y renovable para descarbonizar su cartera de energía y reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

El agua de descarga se prueba en todas las fábricas para garantizar que la calidad del agua residual esté muy por encima de los límites legales de cumplimiento. Del mismo modo, las emisiones al aire de sus instalaciones se someten a pruebas de cumplimiento de forma regular.

Las iniciativas para reducir, reutilizar y reciclar los desechos son una práctica operativa estándar en nuestras representadas. La maquinaria de producción se atiende regularmente en el sitio para prolongar la vida útil operativa. Chatarra de metales, madera y plásticos son reciclados. El látex desnatado es también reutilizado.

3

Cadena de Suministro Responsable

Nuestro objetivo es distribuir productos que sean ambiental y socialmente responsables. Estos valores forman el núcleo de la promesa para nuestros clientes.

Evaluamos no solo nuestros productos finales sino también toda la cadena de valor que culmina en la producción. Este marco rige las operaciones a nivel de plantación de nuestro principal socio, generando mayores rendimientos y asegurando la más alta calidad de materia prima, mientras opera de una manera social y ambientalmente sostenible. Produciremos caucho 100% trazable, responsablemente.

Como dependemos en gran medida de los recursos biológicos, nuestras representadas juegan un papel activo en la protección y conservación de áreas ricas en biodiversidad. Entre otras medidas se ha aplicado una estricta política de quema cero en las áreas de plantación, cumpliendo con todas las leyes y códigos locales pertinentes, realizando todos los esfuerzos razonables para proteger y preservar áreas de alto valor de conservación (AVC) y concentración de biodiversidad.

Colaboramos con productores que realizan prácticas agrícolas sostenibles, como la deforestación cero del bosque primario y la obtención del consentimiento libre, previo e informado (CLPI) de las partes interesadas afectadas. Alentamos a nuestros proveedores a mantener los mismos estándares de sostenibilidad.

En INPOL, continuamos asegurando una cadena de suministro responsable, ubicándola como una de nuestras prioridades a largo plazo. Estamos comprometidos con una práctica comercial sostenible para una materia prima crucial, de la que el mundo no puede prescindir.